La intolerancia a la lactosa es una patología común que consiste en la incapacidad del intestino para digerir la lactosa, presente en los lácteos y otros productos cotidianos. La intolerancia surge cuando el organismo no produce suficiente cantidad de una enzima llamada lactasa, que es la responsable de transformar la lactosa en azúcares más sencillos de absorber por el intestino […]Lactosa

En nuestro área, la población del norte y centro de Europa, que convive con ganado vacuno desde el Neolítico, tiene mayor tolerancia a la lactosa que el resto de la población mundial (ese entrenamiento del que hablábamos). No existen diferencias en la prevalencia entre uno y otro sexo. Un dato curioso: en el 45% de las mujeres embarazadas que presentan el trastorno, este mejora durante la gestación. […]

No se debe y es difícil diagnosticar la intolerancia a la lactosa sólo en base a la presencia de síntomas. Puesto que, otras enfermedades pueden enmascarar un diagnóstico correcto. Por este motivo, lo adecuado es evaluar de forma guiada, si las manifestaciones desaparecen al eliminar todo lácteo y derivados de la dieta por un tiempo razonable. […]

La intolerancia a la lactosa, no se trata de un problema intestinal grave. Se puede convivir con la intolerancia siguiendo, simplemente, unas recomendaciones dietéticas. No obstante, no debemos olvidar que este problema nos puede llevar a enfermedades más graves, de ahí nuestra insistencia en que cada paciente ha de ser estudiado para su correcto diagnóstico y adaptación de un tratamiento dietético adecuado a sus características.

Quieres saber más?
Entra en este enlace, donde la Dra. Raquel Blasco, especialista en medicina del deporte, lo explica con todo lujo de detalles.

Espero que os guste.