La terapia de ultrasonido es una aplicación de la electroterapia que se viene utilizando en la fisioterapia durante muchos años, principalmente por su efecto no térmico donde las ondas de sonido de alta frecuencia causan vibraciones y movimiento de fluidos celulares. 

Los beneficios propuestos de la terapia de ultrasonido incluyen mejorar la tasa de curación de ciertos tejidos blandos, ya que aumenta el flujo de sangre a un área para acelerar el tiempo de resolución del proceso inflamatorio y estimula la producción de colágeno (la proteína principal en los tendones y ligamentos) durante la cicatrización del tejido. 

Entre sus beneficios podemos destacar:  

  • Cicatrización de las lesiones.
  • Vasodilatación de la zona con hiperemia y aumento del flujo sanguíneo.
  • Aumento del metabolismo local, con estimulación de las funciones celulares y de la capacidad de regeneración tisular.
  • Disminución de la rigidez articular y de la contractura.
  • Efecto antiálgico y espasmolítico, que son los más útiles en lo que a indicaciones se refiere.
  • Incremento de la tasa de curación y mejora la calidad de la reparación de los tejidos tratados.